Templo Oración

En el Templo de Oración, Luz, Paz y Energía, los hermanos de la Orden del Temple oran para ayudar a todo aquel que lo solicite ante cualquier situación personal y/o colectiva.

Donaciones

Como Organización sin ánimo de lucro y de base religiosa, aceptamos donaciones que puedan hacer que nuestra labor continúe diariamente al servicio del Cristo.
(En muchos países este tipo de donaciones tienen deducciones fiscales).

Información Usuario

IP Address
54.165.57.161
United States United States
Explorador
Unknown Unknown
Sistema Operativo
Unknown Unknown

Su Hora

Música

module by Inspiration

Recommended service:
dating information
Monasterio de Guadalupe (España). Cita con la Fe y el Arte (I)
Publicaciones Orden del Temple - Santuarios y Monasterios
Escrito por María de Aquitania   

Virgen de Guadalupe (España)

 

Guadalupe, no cabe en una expresión. Es nombre de sierra, de río y de pueblo. Es monasterio, Santuario mariano, fortaleza y convento. Es paisaje, arte, historia y espiritualidad. Su nombre va unido a todas las ramas del saber y a las más variadas manifestaciones artísticas. Guadalupe, es el corazón de Extremadura, la pila bautismal de América y de toda la Hispanidad.


Pero sobre todas las cosas, Guadalupe es el nombre de una Virgen Negra, que llega hasta nosotros entre leyendas, tradiciones épicas y milagros medievales. En resumen, es como un tarro de esencias abierto, que inunda con su perfume todos los rincones adonde le lleva la brisa.


Sobre la falda sur de las Altamiras, surge la ingente mole de este monasterio que parece un alcázar, rico, señorial, suntuoso y seguro de sí mismo, que ofrece a los visitantes una inmensa sensación de poder y majestuosa presencia. Sus murallas almenadas, la altura de sus torres, la esbeltez de sus agujas, junto con espadañas, cimborrios, capiteles y pináculos, que en la sucesión de los siglos han ido cuajando en espléndida armonía.


En todo ello, aletea el espíritu de los artistas que levantaron el proyecto y lo adornaron, la sobriedad de los monjes y la fe de los peregrinos, que han llenado de vida las edificaciones. Éstas tienen un ordenado desorden y se dan cita el mudéjar, el gótico, la sencillez renacentista y el abigarrado barroco. Todo ello, produce uno de los mayores encantos del monasterio.


El color verde de la campiña, el bello azul del cielo extremeño, el blanco de las casas y las manchas opacas de las Villuercas, proyectan sobre los muros de piedra un oro cuajado de siglos. El monasterio, de forma irregular, entre sus edificios, patios y jardines, tiene un área de 20.000 metros cuadrados.


Una antigua tradición, hecha con las fibras de los milagros, asegura que el artista que talló ésta imagen fue el evangelista San Lucas. Realizando prodigios, la imagen recorrió tierras de Acaya, Bizancio, Roma y Sevilla, adonde llega por regalo de amistad del Papa Gregorio al arzobispo San Leandro. En el siglo VIII, unos clérigos de Sevilla que huían de la invasión sarracena, se llevan consigo la imagen y varias reliquias. Enterrada la imagen en la cuenca del rió Guadalupe, es encontrada milagrosamente cinco siglos después por un pastor llamado Gil Cordero, comenzando a recibir culto en una pequeña ermita construida en el lugar del encuentro, por mandato de la Señora.


Guadalupe, (río escondido, según los árabes), perpetuó su memoria para siempre en la imagen que recibió su nombre.


Tan milagroso suceso, apoyado y sustentado por la rica fantasía del devoto pueblo, pertenece al periodo de “apariciones a pastores”, que corre desde el siglo XI al XV en la iconografía española.


Aunque esta tradición no tenga fundamento histórico, representa no obstante, el designio de Nuestra Señora que quiso ser venerada en tierras extremeñas.

 

  Monasterio de Guadalupe (España)

 

(continuará)

© Todos los derechos reservados. Orden del Temple 2009.