Templo Oración

En el Templo de Oración, Luz, Paz y Energía, los hermanos de la Orden del Temple oran para ayudar a todo aquel que lo solicite ante cualquier situación personal y/o colectiva.

Donaciones

Como Organización sin ánimo de lucro y de base religiosa, aceptamos donaciones que puedan hacer que nuestra labor continúe diariamente al servicio del Cristo.
(En muchos países este tipo de donaciones tienen deducciones fiscales).

Información Usuario

IP Address
54.165.57.161
United States United States
Explorador
Unknown Unknown
Sistema Operativo
Unknown Unknown

Su Hora

Música

module by Inspiration

Recommended service:
dating information
La Belleza Que Nos Rodea (II)
Publicaciones Orden del Temple - Relatos
Escrito por María de Aquitania   
Miércoles, 24 de Julio de 2013 00:00

Autor: Hno. M.A.+


Este buen hombre, ha seguido su evolución y pasó a andar trabajosamente ayudado de dos muletas y mucho esfuerzo, y más aún, hoy en día, le sigo viendo pasear con la ayuda de una sola muleta. ¿No es esto maravilloso?.


En su paseo, se sienta a menudo en los bancos y mira hacia arriba, a los árboles y después de contemplar a su alrededor, se dedica a alimentar a los pájaros y gatos que se arriman a él. Estoy seguro de que ama la vida y admira la belleza que le rodea. Es cierto que tiene más tiempo que otros, pero..., la pregunta que me surge es: ¿Hace falta que nos ocurra algo así para que nos detengamos a mirar todo lo hermoso que hay en nuestro entorno?. A mi se me ocurre pensar que NO, que tenemos de por sí el hermoso don de la vida, que no nos paramos a pensar en la complejidad que supone organizar millones de células, para que en perfecta armonía sigamos con vida.


Toda esta obra del Creador nos es mostrada a diario para nuestro deleite sensorial y nos empeñamos en ignorarla. A pesar de todo, Su paciencia y misericordia infinitas, sigue dándonos muestras a diario de toda la alquimia que supone hacer que una nueva uva se convierta en vino digno de saborear. O que una simple vara se convierta en una hemosísima rosa que nos embriaga con su perfume. Y nosotros nos empeñamos en convertir el vino en vinagre y la rosa en espinas.


Debemos sacudirnos toda esa desidia e indolencia para,  primero, atender a nuestro entorno y saborear todo lo bello que se nos ofrece, y segundo, dar gracias al Creador por todo eso y el ingente esfuerzo que ello conlleva, cuando además, lo hace por nosotros.


¿No es suficiente motivo para que salgamos de ese letargo en que estamos sumidos?. Debemos sacudirnos de la ceguera que nos llena, y ver a nuestro alrededor en colores, tan vivos y hermosos como se nos presentan, y agradecer que gracias a la armonía que hay tras todo eso, y que desde la salud y la consciencia podemos gozar.


(continuará)


Orden del Temple+++