Templo Oración

En el Templo de Oración, Luz, Paz y Energía, los hermanos de la Orden del Temple oran para ayudar a todo aquel que lo solicite ante cualquier situación personal y/o colectiva.

Donaciones

Como Organización sin ánimo de lucro y de base religiosa, aceptamos donaciones que puedan hacer que nuestra labor continúe diariamente al servicio del Cristo.
(En muchos países este tipo de donaciones tienen deducciones fiscales).

Información Usuario

IP Address
54.165.57.161
United States United States
Explorador
Unknown Unknown
Sistema Operativo
Unknown Unknown

Su Hora

Música

module by Inspiration

Recommended service:
dating information
Sendero del Grial. Mayo 2009
Publicaciones Orden del Temple - Senderos
Escrito por María de Aquitania   
Domingo, 31 de Mayo de 2009 00:00

 

Hermanos y Hermanas nuestros:


Sucedió hace 92 años (9 x 2=18 = 8+1=9, la Obra terminada). En un pueblo de Portugal que tiene el nombre de la hija de Mahoma, Fátima, la Virgen María se apareció a tres niños: Lucía, Jacinta y su hermano Francisco, de 10, 9 y 8 años. 10 + 9 + 8 = 27. 2 + 7 = 9 (misma cifra). Del 13 de Mayo al 13 de Octubre (13 es el número del cambio, del principio transformador). Los niños fueron preparados varios meses antes por Mikael, el Arcángel de Amor y de Fuego, Ángel de la Paz y fiel servidor de María, que les enseñó a orar.

El 13 de Mayo de 1.917, era un domingo. Lucía fue a misa por la mañana y en la tarde, con sus primos y sus ovejas, se dirigieron a Cova de Iria (raíz etimológica: Isis). Allí María se les apareció. Dijo Lucía: “Nuestra Señora era bellísima, con un vestido blanco que le cubría del cuello hasta los pies, de un blanco irradiante de luz, que tenía en sus manos un Rosario con granos blanquísimos, también irradiantes de luz”.


Lucía, a pesar de sus pocos años, era perfectamente consciente de su misión y transmitió con exactitud todo lo que “la Señora” le comunicó. Las autoridades religiosas no dudaron de la veracidad de las apariciones (además confirmadas por el milagro del baile del Sol en la última y anunciado con antelación por los niños) y la enviaron a un convento de carmelitas. Tan pronto aprendió a escribir, transcribió detalladamente todo el mensaje recibido y su cuaderno fue enviado al Papa por conducto jerárquico. Una parte de él, ya fue publicado por los periódicos religiosos, que además resaltaban la exactitud de las predicciones que contenía, pues algunas ya se habían realizado: A petición del Vaticano, Lucía escribió además tres documentos con datos adicionales, sobre las revelaciones de la Virgen. En 1.938, el Papa Pío XII divulgó el primero, en el que Nuestra Señora anunciaba a Francisco y Jacinta que morirían pronto y efectivamente, murieron antes de cumplirse los dos años de las Apariciones. El segundo documento, fue publicado por la Iglesia Católica en 1.942, en el vigésimo quinto aniversario de las apariciones. Este documento, relataba la visión del Infierno y el deseo del Señor, de que se establezca en el mundo la devoción al Corazón Inmaculado de Su Madre, y también la señal que Dios dará para avisar a los hombres de la inminencia del tiempo final: Una noche iluminada por una luz desconocida.

El tercer documento, debía haber sido revelado en 1.960, pero no ha sido así y por eso es llamado “el Secreto de Fátima”. En 1.967, la prensa europea (AFP 17-9-67), publicó la sorprendente noticia de que Pablo VI, al enterarse del “Secreto”, se había sentido mal y se había desvanecido. El Vaticano permaneció en silencio.


Las filtraciones, que siempre existen, hablan de una terrorífica III Guerra Mundial y de un drama horroroso para la Iglesia de Roma. Mientras tanto Lucía, cuyo nombre en religión era Madre María de Corazón Inmaculado, vivió en la tristeza de su monasterio carmelita, pues las instrucciones que transmitió no habían sido cumplidas por la Jerarquía eclesiástica.

Hermanos: Hasta hoy, todas las profecías de Fátima se han realizado y las del “Secreto”, tampoco dejarán de realizarse, pues la voluntad de Dios se cumple siempre en todo el Universo. Tengámoslo cuenta.

 

 


ANALOGÍAS DE LA MADRE UNIVERSAL

 

Ella es la Madre, “Diosa de la Espiga”, símbolo luminoso de la secreta moderación de la consciencia en el alma, como también de la germinación en la tierra fecunda del grano que dará el Pan de Vida:

 

La Bienaventurada Virgen es el Cielo
que enseña el Sol de Justicia
y la Tierra que produce la Espiga de la Vida.
(San Teodoro).

 


Simboliza también el alma despierta, iluminada, inmaculada, consciente de sí misma. Es la matriz de los seres en la escala cósmica. Es la novia luminosa de los Hijos de la Luz, aunque simbólicamente es a la vez Madre e Hija del Verbo Divino. Es la estrella del alba dorada, el alba que anuncia la victoria del Rey de Reyes. Ella es la elegida del Padre de todas las victorias. Bajo Su protección, libramos batalla, luchando valientemente para acceder a la Puerta del Reino, que también es Ella, pues es el Arca Santa, el Arca de la Alianza y la Puerta del Cielo (Foederis Arca, Janua Coeli).


Es la Rosa Mística que florece en la cruz de Sangre y de Luz, es la auténtica y verdadera Rosa Cruz, y Su Rosario, es un luminoso ramo de 153 rosas rodeando la Cruz de la Gloria. Es la Jerusalén Celeste, Pura e Inmaculada, irradiante de Luz y Amor, que conduce a los elegidos del Padre a las sublimes alturas del Espíritu.


¡ Santa Madre del Cristo y Madre nuestra, te amamos!.


Los ángeles depositan continuamente a Sus pies, flores preciosas que no existen en la Tierra, con colores, tonos y aromas exquisitos. Nuestra amada María, está en el Plano Sublime de Luz y de Paz, pero bajó de nuevo a la Tierra para cumplir voluntariamente una misión todavía más elevada, en el Plan del Padre.


Cuando la invocamos, proyectamos en Su Plano y en Ella misma nuestros pensamientos, nuestras oraciones y la misericordiosa María, irradia con más fuerza Su Luz sobre el mundo. María es verdaderamente nuestra Jefe, la Jefe de nuestra Orden y también de nuestro mundo. Invocarla a menudo, porque siempre os amparará. No os dejéis perturbar y esperad con serenidad.

NUEVA ORACIÓN TEMPLARIA A MARÍA

Eres del todo hermosa, ¡Oh María!.

Eres la gloria, el honor y la gracia de nuestra Milicia.

Te saludamos María.

Tu benevolencia, tu bondad, son ilimitadas.

Tu mansedumbre, tu serenidad, calman las tormentas

y se imponen a las fuerzas de la Naturaleza.

Tu encanto fascinador eleva a las almas sencillas,

sensibiliza los corazones petrificados y

transfigura las sombrías formas en diamantes irradiantes.

Eres toda hermosa, ¡Oh Señora nuestra!.

Te alabamos, te cantamos nuevos cánticos de paz,

Inspirados por el encanto de Tu Amor.

Paz para el mundo, te lo rogamos, ¡Oh María, tan dulce y humilde!.

Por Tu sublime grandeza, concede la paz al mundo, te lo suplicamos.

Paz para el mundo, Nuestra Señora, paz para el mundo.

Ábrenos Tus brazos y báñanos en Tu Luz.

Eres llena de Gracia, ¡Oh María!.

Eres la gloria, el honor y la alegría de nuestro pueblo.

Derrama sobre nuestras heridas tus bálsamos perfumados.

Y danos Tu paz, te rogamos.

Pide a tus servidores que asistan al mundo entero.

Eres del todo hermosa, ¡Oh María!.

Los mares te obedecen,

los astros te sonríen cuando te ven, ¡Oh María!.

Toda la Luz se estremece en Tu presencia.

Eres el honor de la humanidad, ¡Oh María!.

13 de Mayo de 2.009.

Orden del Temple

© Todos los derechos reservados. Orden del Temple 2009.